Por tanto las TIC han desbloqueado la permanencia en una situación de “espera pasiva” y permiten una expresión (y una expansión) ilimitada de la condición juvenil.